enviar cartas en tarragona

Lo Hacíamos con Lengua y Hoy no

Hace un tiempo hablé de él.

Mira,

Ya se tocó el tema, pero como parece que he entrado en la historia del correo postal vamos a ir por él. También ese elemento tan básico y necesario merece su apartado aquí, en mi charla diaria contigo.

Aunque sea un par de veces.

Atiende,

El primer sello postal del mundo se emitió en el Reino Unido en 1840.

Vaya con los de la isla.

Fue conocido como el «Penny Black«.

Peniques. Negros. Bah, ingleses.

Se presentaba con un retrato de la Reina Victoria.

¿Quién sino?

Pero, ¿porqué el nombre?

El black se comprende enseguida. Estaba tintado en negro y con el perfil de la Reina en tonos grises.

El penny, por que costaba un penny (1 penique).

Simple también.

Vamos a imaginarnos por un momento… Mejor aún, vamos a recordar.

Si tienes ya cierta edad no te va a ser difícil, si no pasas de la treintena o cuarentena casi seguro que lo habrás oido comentar alguna vez que otra.

Mira, antaño los sellos de correos eran unos cuadraditos con algún tipo de imágen en una de las caras. En la otra cara había un tipo de adhesivo que necesitaba ser humedecido para que se activase. Maravilla de la maravillas.

¿Y cómo se hacía para activarlo pues?

Pues se le pasaba la lengua.

Se le pegaba un lametón al reverso de cuadradito de papel.

Me imagino a alguien en alguna oficina preparando el correo para los clientes.

Y con la lengua como el esparto.

Recuerdo que existía un artilugio que se compuesto de pequeño recipiente con una pequeña esponja en su interior que se usaba para humedecer los sellos. Y conservar lenguas y labios.

A dia de hoy, si acaso, se ponen sellos autoadhesivos. Más simple todavía.

En sendITi, lo hacemos así. Simple

Para que se sepa que es así de simple, te invito a compartir este articulo. Si conoces a alguien que pueda necesitar de mis servicios, házselo llegar.

O mejor, llámalo por teléfono y coméntale que visite mi página. ¿Para qué? Con doble motivo, Para que pueda contactarme y para que se pueda suscribir a este boletín y pueda intentar deleitarle cada día, al igual que a tí.

Punto tres; comparte con esa persona que odias hasta el moño. Yo me encargo de masacrarlo cada día con un correo electrónico.

Suscríbete a mi newsletter para recibir cada dia un correo con novedades.


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

enviar cartas en tarragona

*Experiencias, vivencias y demás chorradas cada día en tu correo.