enviar cartas en tarragona

5 días para recordar

Hay que tener un par de huevos muy bien puestos para dar el paso, abajo te cuento

Durante bastantes años, muchos, he sido empleado.

Ahora es peor, el empleador soy yo.

Tener empleados es similar a tener hijos; nunca salen como esperabas. Peor todavía va a ser si quieres que sean como tú quieres que sean.

Cuando eres empleado, hay cosas que NO te las puedes permitir.

Cuando eres hijo tampoco, aunque tengamos que reprimir y aguantar las ganas de apretarles su tierno cuello en ocasiones.

Mis padres me inculcaron que “cuando tienes el culo alquilado, no te puedes sentar cuando quieres”. Y no hablaban de maricones ni transexuales ni nada que se le asemeje.

Cuando eres asalariado, te debes al que te paga el sustento a final de mes. O cada quincena o cada cuando sea que te lo paguen. Te guste o no te guste.

El cuándo es lo menos importante.

Aquí, en España, tenemos muchos empleados. Todos nosotros tenemos muchos.

Uno de ellos nos ha salido podrido.

Hace lo que le da la gana en su puesto. Manda y decide. Hace lo que quiere cuando y como él quiere.

A su antojo.

Lleva unos años haciéndolo, Y todos nosotros permitiéndoselo.

La última la semana pasada.

Decidió, por su cuenta y riesgo -parece- tomarse cinco días de asueto y paz para decidir si sigue o no al frente del Gobierno.

Como lo oyes.

5 días para rumiar abandonando agenda y demases.

Estaba cantado que no se iba. Por lo menos yo si estaba seguro. El velcro que lo mantiene pegado al sillón no se suelta así de fácil. Es de precio muy alto. La calidad la ignoro

¿Probarías tú de decirle a tu jefe que te tomas unos días para pensar a cerca de tu futuro?

No preguntar si puedes tomarlos, tomarlos directamente desde ya.

Pues el Pedro sí.

Un par de huevos si tiene, porque nadie entra en el nido.

¿Nos quejamos los demás? Por supuesto. En el bar, santuario de protestones sin agallas para espachurrarle el nido.

Es nuestro empleado. Nosotros lo hemos puesto donde está. Nos guste o no. Le guste a él o no.

Como buen empleado que esperamos que sea su deber es apoyar a los empleadores.

También tú podrías hacer algo más si supieses el qué y el cómo hay que hacer un trabajo antes de que te lo digan los demás.

Otro día te comento acerca de quien tiene gran parte de culpa de que este progreso que tanto nos gusta nos va a llevar a la miseria más miseriosa


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

enviar cartas en tarragona

*Experiencias, vivencias y demás ruido mental cada día en tu correo.